LA MASCARILLA HA LLEGADO PARA QUEDARSE

Poco a poco está volviendo a nuestras vidas la normalidad que tanto deseamos. Cada día van abriendo más comercios, podemos salir a pasear, hacer deporte, reunirnos con nuestros seres queridos etc., pero de manera responsable, y para ello se hace necesario el uso de la mascarilla.

 

Estamos concienciados de ello y la mayoría cumple con su obligación de llevar mascarilla pero, ¿sabemos cómo reacciona nuestra piel ante ella? ¿Cómo podemos prevenir efectos negativos que ya podemos estar viendo?

El equilibrio natural de nuestra piel se puede ver afectado por el uso de la mascarilla.

El uso continuado de la mascarilla provoca una falta de ventilación en la zona y un aumento de la humedad, ambiente idóneo para la proliferación de bacterias.

Esta oclusión unida al roce continuo y al aumento de la temperatura en la zona, puede alterar nuestro pH natural provocando alteraciones.

El ph es una fina capa protectora natural de nuestra piel que llamamos manto ácido. Sus funciones más importantes son:

  • Mantiene la hidratación.
  • Regula el equilibrio de las bacterias saludables y necesarias que habitan en nuestra piel.
  • Evita la proliferación de bacterias, hongos y virus dañinos.
  • Mantiene la suavidad y flexibilidad.

 

Como vemos es muy importante mantener nuestro pH en su óptimo nivel para tener la piel saludable.

¿QUÉ ALTERACIONES PUEDO NOTAR EN MI PIEL POR EL USO DE MASCARILLA?

  • Sequedad y descamación.
  • Brotes de acné.
  • Brotes de rosácea.
  • Dermatitis.
  • Eczema.
  • Sensibilidad, irritación.
  • Enrojecimiento.

¿QUÉ PUEDO HACER PARA EVITAR ESTAS ALTERACIONES QUE PRODUCEN LAS MASCARILLAS?

Mantener una buena higiene diaria dos veces al día es una de las cosas importantes. Si llevamos varias horas con la mascarilla, en cuanto la retiremos debemos proceder a la limpieza con un producto suave que elimine las impurezas respetando nuestro manto hidrolipídico. Si empleamos una toalla la utilizaremos sólo una vez para evitar la proliferación de bacterias.

 

Como segundo paso haremos uso de un tónico o loción que ayude a restablecer el pH que se ha podido ver alterado por el uso de la mascarilla y por el propio desmaquillado ya que utilizamos agua con diferentes alcalinidades, y también ayuda a calmar, refrescar  y tonificar  la piel.

 

Asegurarnos  una buena hidratación durante el día. Aplicaremos la crema  una media hora antes de ponernos la mascarilla para dar tiempo a la piel de asimilarla. Por la noche después de la limpieza escogeremos un producto que favorezca la reparación ,con activos que favorezcan la regeneración de la barrera cutánea.

 

Si no podemos evitar el uso del maquillaje intentaremos que sea lo más ligero  posible, siendo aconsejadas las bb cream que no taponan demasiado y dan a la piel un ligero tono agradable.

 

 

Para aliviar la sensación de tirantez  y calmar la piel durante el día te recomendamos el uso de Thermal Spray. Es un pulverizador con  agua termal de Aquisgrán rica en oligoelementos y minerales  que hidrata, calma y refresca la piel aportando una sensación de descanso y jugosidad inmediata. También se puede utilizar después de realizar deporte, cómo tónico después del afeitado, tras la exposición solar e incluso para potenciar el maquillaje.

Cuidamos de tu cuerpo, es el único lugar donde tienes que vivir. 🖤